¿Necesitas incluir bollinos en tus estuches? Descubre los 4 pasos que hay que seguir

Como anunciábamos en un artículo anterior, la aplicación de los bollinos en los estuches es un requisito indispensable para los medicamentos que se comercializan en Italia, sujetos a una legislación especial que contempla ésta y otras medidas al respecto.

La aplicación de estas etiquetas (bollinos) en los estuches de los fármacos genera ciertas dudas en el sector del packaging farmacéutico, dada la complejidad y el desconocimiento de la legislación vigente, así como su correcta implementación en los estuches.

Para poder llevar a cabo una ejecución eficaz en la aplicación, es necesario un conocimiento exhaustivo de la normativa italiana y disponer de una infraestructura adecuada para que no se produzca ningún tipo de fallo en el etiquetado y codificación, que dé lugar a pérdidas innecesarias para los fabricantes y distribuidores.

En Nekicesa, especializados en packaging farmacéutico, conocemos de primera mano los procesos a seguir, ya que estamos en continuo contacto con profesionales del sector y las últimas normativas en cuanto a verificación de medicamentos.

Por tanto, procedemos a explicar los principales procesos y consejos para la aplicación de los bollinos en los estuches:

1-El proceso de custodia y almacenaje

La manipulación de los bollinos debe ser cuidadosa y metódica. Dado que se trata de un componente de seguridad, deben estar almacenados en un lugar restringido y sometidos a un proceso de comprobación previo antes de su manipulación.

2-La verificación previa

Cualquier tipo de traslado que se lleve a cabo con las etiquetas debe estar sujeto a verificación, teniendo en cuenta elementos como el AIC, la numeración secuencial y la dirección de bobinado, entre otras.

Una vez que se ha evidenciado que la información coincide con el registro, se aprueba para su manipulación y posterior dispensación en el estuche. Inclusive en este trámite, el bollino está sujeto a un control adicional, automatizado por las máquinas.

3-La dispensación

Finalmente, se procede al pegado del bollino en el estuche. Es fundamental garantizar una correcta aplicación de la etiqueta (bollino), teniendo en cuenta la dirección y la ubicación, así como los números secuenciales y la información contenida en la misma.

Las máquinas hacen un análisis en línea paralelo a la dispensación, para constatar que los datos y la colocación son los adecuados, que coinciden con el registro, y desechan automáticamente aquellos que presentan defectos.

Este trámite también puede hacerse de forma manual, lo que supone un aumento considerable de los costes, tanto de tiempo como económicos, que además pueden incurrir en un mayor margen de error a la hora de proceder en la dispensación.

4- Documentación y reconciliación

Las exigencias referentes a la verificación y trazabilidad de los estuches suponen muchas veces una burocracia difícil de solventar para los propios proveedores de packaging farmacéutico.

En este aspecto, la dispensación de los bollinos implica además la elaboración de documentos adicionales que reflejan la reconciliación unitaria de cada etiqueta, controlan el stock y justifican cada unidad desechada.

Para más información, puedes descargar nuestra presentación sobre todo lo que necesitas saber sobre los bollinos:

¿Necesitas incluir bollinos en tus estuches? Descubre los 4 pasos que hay que seguir

Sobre el autor
-

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>